Nuevos proyectos: “Catástrofe” y “Los arrepentimientos”.

Hola a todos. ¡Estoy de vuelta!

Hace bastante tiempo que no actualizo el blog y que apenas comparto información sobre los proyectos en los que estoy inmerso. Para suplir estas carencias propias del silencio administrativo y ya que nos encontramos en periodo estival (en un ocupadísimo periodo estival, todo hay que decirlo), quería compartir con vosotros algunas ideas sobre los dos textos en los que estoy trabajando en la actualidad.

image-1410381048-jd-gvarticle-9-11-miracle-fb_orig

UNA CATÁSTROFE

catástrofe.

  1. f. Suceso que produce gran destrucción o daño.
  2. f. Persona o cosa que defrauda absolutamente las expectativas que suscitaba. El estreno fue una catástrofe.
  3. f. Mat. Cambio brusco de estado de un sistema dinámico, provocado por una mínima alteración de uno de sus parámetros.
  4. f. T. lit. Desenlace de una obra dramática, al que preceden la epítasis y la prótasis.

Este trabajo colectivo surge de una propuesta de colaboración con La Caja Teatro y cuatro actores: Mikele Urroz, Irene Ruiz, José Juan Rodríguez e Ion Iraizoz. Bajo la dirección de Íñigo Rodríguez-Claro y la colaboración artística de Paola de Diego (escenografía) y José Pablo Polo (música), estamos creando un espectáculo a partir de improvisaciones y laboratorios que experimentan, bordean y colisionan con el tema del desastre en la sociedad contemporánea. Pero no sólo hablamos de tsunamis y terremotos, sino de esas catástrofes ordinarias que son un síntoma del fin para muchos de nosotros.

Este espectáculo, aún en proceso, será estrenado el 31 de octubre de este año en Pamplona y tendrá un recorrido que lo hará aterrizar en Madrid, próximamente, en febrero de 2019. Pronto os iré informando de fechas concretas y de espacios, y tal vez algún día sea capaz de colgar aquí la “sinopsis irreproducible” de lo que estamos creando, pero para abrir boca os dejo un texto teórico, inspirado por el filósofo Paul Virilio, que he escrito para describir nuestra Catástrofe:

“Los griegos dejaron escrito que «el tiempo es el accidente de los accidentes». El tiempo y sus calamidades. Somos espectadores de lujo en una época de progreso técnico y científico donde el crecimiento del ser humano debería ser medido también por su reverso: un mundo hiperpoblado de catástrofes.

El accidente es el mejor enigma del progreso. Hacer que despegue un objeto más pesado que el aire también es dar un paso a favor de la catástrofe aérea. Los desastres, naturales y artificiales, se amontonan y ya no sabemos qué hacer con tantos, tan cerca de casa. Vivimos en la sobreexposición de sus efectos, sincronizando socialmente nuestro miedo y habitando un sentimiento perpetuo de final-que-espera-su-final. Desde el cambio climático hasta el crimen violento, desde la crisis financiera al terrorismo… Los terremotos, los volcanes, los accidentes de tráfico, las rupturas de pareja… Sí, las rupturas, lo tsunamis del desamor. Vivimos en un mundo catastrófico que demanda un teatro catastrófico. Pero un cataclismo vivido se parecerá, de un modo fantasmal, a su representación, a su propio simulacro. Hemos normalizado el terror y los supervivientes declararán que lo sufrido fue como una película. Tras el accidente de la sustancia, nos llega el accidente de lo real, el fin del espacio y del tiempo. Como escribe Paul Virilio, filósofo del desastre, el Ministerio de Defensa deberá ser sustituido por el Ministerio del Miedo.

La manera en que nos enfrentamos al dolor nos enseña cómo queremos seguir conviviendo con él. El auto-engaño de existir debajo de la espada me lleva a preguntarnos: ¿Dónde queda la realidad? ¿Podemos atraparla dentro del teatro, aunque ninguna verdadera catástrofe sea ya posible en su interior? ¿Podemos jugar a destruirnos, aunque sólo lo hagamos un poco?

Si el accidente era el mejor enigma del progreso, la muerte es el mayor misterio para los que todavía vivimos. Quizá apenas alcancemos a comprender unos milímetros de la oscuridad que nos acecha. Puede ser en ese hallazgo —como Samuel Beckett imaginó en su Catástrofe—, en la imagen escénica de un cuerpo iluminado por un foco, en la intimidad pública del teatro y bajo el enorme poder de sus contradicciones, donde alcancemos a atisbar el fogonazo de luz de nuestra breve pero grandiosa existencia“.

1

UN ARREPENTIMIENTO

¿Qué valentía hay en dar más muerte a los muertos?

Mount Olympus

Más adelante, ya en otoño, pasaré tres meses viviendo en la Residencia Toji de Corea del Sur, enfrentándome a un primer esbozo de Los arrepentimientos, el que será mi nuevo proyecto de escritura durante el próximo curso. Cada texto escoge su tiempo y el ritmo de su desarrollo, pero ya puedo imaginar que se tratará de una ocupación a largo plazo.

¿Es éste el tiempo de una novela? Aún no lo sé, pero por la densidad del material y del tema, posiblemente deba afirmar que sí.

No quiero anticipar nada de lo que será esta obra-por-venir cuando aún tiene cabida su fracaso… Antes de escribir, siempre me pregunto: “¿Seré capaz de hacerlo? ¿Seré capaz de concluir lo que he empezado?”. Sólo puedo deciros que uno de sus temas es el del origen, la genealogía, la sangre. Como afirmaba Angélica, no se puede escapar del origen, de ningún origen. Una investigación que entronca con un pasado ya escrito y vivido, el de la Guerra Civil. Un texto documental frente a otro, un universo ficticio e inventado. Una apuesta que reflexiona sobre el modo en el que la ficción y la realidad dialogan (o se ignoran) cuando existe el peso del documento. Y la tercera vía, la intermedia: la vía de la corrección. Los pentimentos (arrepentimientos) que recoge toda obra artística, incluida la narrativa. ¿Cómo podemos evidenciar los cambios de tono, las tachaduras, aquello que nos sonroja cuando estamos escribiendo?

Estos son algunos de los ejes para el trabajo. Sí, lo sé, poca información os dejo, pero espero, más adelante, seguir actualizando el blog y, al menos, iros contando cómo está siendo la travesía de esta obra y mi experiencia entre Wonju y Seúl. Quizás este blog literario termine convirtiéndose en un blog de viajes. Quién sabe.

Y dicho esto… ¡Feliz verano!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s